Roscón de Reyes

¡Hola pan-humaniacos!

Después de mucho tiempo sin escribir nada, he podido volver a meter mano a las masas (de harina). La Navidad está terminando, pero uno de los momentos más dulces viene el día 6, cuando nos juntamos la familia y amigos para darnos regalos y tomar el afamado Roscón de Reyes. Este dulce tan navideño y a la vez tan tierno y rico que da el toque final a estas vacaciones.

Hay mil recetas diferentes, y mil maneras de hacerlo, así que os recomiendo que una vez estéis cómodos, ¡experimentéis un poco en las cantidades! Yo empecé a hacer Roscón de Reyes siguiendo las recetas de Ibán Yarza (si no le conocéis, ya podéis ir comprando alguno de sus libros: son de lo mejorcito para el mundo del pan casero) y he ido modificando un poco la receta. Aquí están los ingredientes:

Para la Madre de Levadura:

  • 90 gr de Harina panificable (o harina normal)
  • 50 gr de Agua tibia
  • 0.5 gr de Levadura fresca (una pizca de nada)

Para la Masa Final:

  • 140 gr de la Madre de Levadura
  • 340 gr de Harina de Fuerza
  • 110 gr de Huevo (2 Huevos medianos)
  • 80 gr de Mantequilla
  • 60 gr de Azúcar
  • 40-50 gr de Infusión de leche aromatizada
  • 25 gr de Miel
  • 30-35 gr de Agua de Azahar
  • 15 gr de Ron añejo
  • 12.5 gr de Levadura Fresca (media pastilla)
  • 5 gr de Sal (media cuchara sopera rasa)
  • Ralladura de media naranja y de medio limón

Para La infusión aromatizada:

  • 120 gr de Leche
  • Una rama de Canela
  • Cáscara de medio Limón
  • Cáscara de media Naranja

Para Decorar:

  • Fruta confitada
  • Almendras laminadas
  • Azúcar con un poco de agua de azahar
  • Huevo batido

El día anterior, preparamos la madre de levadura, mezclando bien y guardándola en un tapper toda la noche. También haremos la infusión, que como veis es un poco más del doble de la leche ya que parte de ella se evaporará. Hervimos la leche con las cáscaras y la canela durante unos minutos, para luego taparlo y dejarlo reposar toda la noche.

Al día siguiente, mezcla todos los ingredientes de la masa final (excepto la mantequilla) hasta que se integren todos los ingredientes (empieza con el mínimo de infusión, y ves echando según te pida la masa). La masa resultante sera algo líquida y muy pegajosa, es normal.

La masa se ve algo basta y pegajosa

Déjala reposar 15 minutos para que resulte más fácil de amasar y amasa unos 5 minutos hasta que quede algo lisa. Es el momento de incorporar la mantequilla: aun fría y cortada en dados, la chafaremos con las manos sobre la masa, hasta que la fricción incorpore la mantequilla en la masa. Una vez integrada la mantequilla, la masa seguirá siendo pegajosa, pero será mucho más fácil de trabajar con ella. Amasa unos 10-15 minutos hasta que la masa quede lisa y manejable. Introdúcela en un bol untado en aceite y déjala fermentar. Yo normalmente hago la masa por la noche y así puedo meter la masa en la nevera toda la noche (y a la mañana siguiente proceder a su formado) pero si tienes tiempo por delante, déjala fermentar en un sitio cálido (unos 25 grados aproximadamente) hasta que doble su tamaño, en torno a 1,5 o 2 horas.

Bolea con firmeza para desgasificar la masa, déjala reposar 30 minutos y procede a dar la forma de roscón: enharina tus manos para que no se pegue y atraviesa el centro de la masa con un par de dedos para poco a poco ir agrandando el agujero. Puedes ayudarte de la gravedad haciendo rodar el rosco para estirarlo. Apóyalo sobre una bandeja con un papel de horno. Si observas que la masa se resiste y no se estira con facilidad, reposa durante unos 5 minutos y termina de dar forma al roscón.

Ahora es el momento de que introduzcas el haba y el regalo en la base envuelto en papel film, para que cuando la masa haga su segunda fermentación no quede rastro de la sorpresa.

Pincela el roscón en huevo y déjalo fermentar hasta que doble su tamaño (entre 3 y 4 horas según el frio que haga). Yo lo suelo poner dentro del horno sin encender con un bol de agua caliente debajo.

Es importante que esta segunda fermentación sea larga para que el roscón coja todos los aromas. Además, si te quedas corto, el roscón se abrirá al cocer como un pan normal, así que no te preocupes si te pasas un poco. Una vez fermentado, pre-calienta el horno a 170 ⁰ mientras preparas el Roscón a tu gusto: pincela por segunda vez y decora el roscón, dispón la fruta escarchada, almendra laminada y azúcar con un poquito de agua de azahar por el roscón (a mi me gusta con mucho azúcar por arriba).

Pincela de nuevo la masa y decora al gusto

Cuece al horno durante 5 minutos a 170⁰ arriba y abajo (con un cuenco con agua durante TODA la cocción), para luego terminar a 185⁰ durante un total de unos 20–25 minutos.

Si tu horno tiene función ventilador, úsalo a 180⁰ durante los últimos 10 minutos, hasta que veas un dorado uniforme en el roscón.

Como veis, el Roscón es una pieza de bollería que requiere su tiempo, pero con el uso de la nevera se te hará mucho más corto. Una vez tengas cogidos los tiempos (pueden variar algo dependiendo del clima que haga) podrás disfrutar de una peli o de un café con los amigos mientras ¡la fermentación hace su trabajo!

¡El resultado de tanto esfuerzo y tiempo merece la pena!

¿Qué te ha parecido? Comenta como modificarías la receta o si tú le añades algo especial. ¡Espero que lo disfrutéis!

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. commememucho dice:

    ¡Que receta tan estupenda! Tiene una pinta magnífica

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas Gracias! La verdad es que con un poco de paciencia salen unos roscones riquísimos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .